¡NUNCA volverás a llevar tu MÓVIL al BAÑO después de leer ESTO!

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Todos nos hemos acostumbrado a llevar nuestros móviles con nosotros a dondequiera que vayamos… incluso al baño. Sin embargo, vale la pena pensar esta decisión, ya que las consecuencias pueden resultar graves y muy desagradables. El tiempo que pasamos en el baño (incluso el momento de la ducha o del cepillado de dientes) se convirtieron en momentos perfectos para responder los mensajes, mirar los vídeos de Youtube, o echar un vistazo en Instagram e incluso realizar llamadas.

A propósito, conforme las estadísticas realizadas, es muy probable que muchos de los lectores están leyendo este artículo en la pantalla de su móvil en el baño.
En general, esto provoca que las visitas al baño duren mucho más de lo que deberían, y aunque parezca que este tiempo está aprovechado de manera útil, en efecto es una costumbre repulsiva y nociva, por no hablar de que el télefono puede caer en agua sucia y luego dejar de funcionar.

¡NUNCA volverás a llevar tu MÓVIL al BAÑO después de leer ESTO! 2

A continuación, vale la pena mencionar acerca de las estadísticas que dicen que la mitad de las personas pasan en el baño aproximadamente unos 30 minutos durante todo el día. Además, el 75 % de las personas usa su smartphone en el baño. Más adelante, te haremos saber sobre las consecuencias que puede conllevar el hecho de llevar el móvil al baño.


Antes de nada, es importante mencionar que puedes encontrar problemas con tu celular si lo dejas en el baño mientras te duchas (para ejemplar, cuando utilizas el móvil para escuchar música). Esta simple acción puede causar destrucción del aparato. ¿Por qué no deberíamos hacerlo? La respuesta es muy simple: el agua de la ducha desprende un calor que se convierte en vapor, y el mismo se suele meter por los oficios de los que dispone un tal móvil (por ejemplo, el de cargar la batería).

De ahí, ya bien sabemos, que nuestros dispositivos no se llevan muy bien con el agua. En muchos casos, los móviles que muchas veces permanecieron en el baño, tras un tiempo, resultó que su batería dejó de funcionar o se apagaba con frecuencia. Por otra parte, el vapor o la humedad puede afectar hasta cierto punto la cámara, en resultado dará la sensación como si estuviera empañada.

Empezando el hilo de la salud, vale la pena subrayar que los baños están llenos de gérmenes y bacterias que provienen de la materia fecal. Sobre todo, en las superficies de los baños públicos (como también en casa) dónde solemos apoyar los bolsos, carteras o celulares, sin prestar atención a la limpieza del lugar, también tenemos que ver con la multitud de gérmenes patógenos.

Además, según los estudios, las zonas más contagiadas son la picaporte de la puerta, la manija del inodoro y la manija del grifo. Por si fuera poco, los últimos observaciones revelan que aproximadamente 25% de los bolsos o las carteras que antes habían apoyados en el baño, llevan restos de materia fecal.

No obstante, es muy difícil evitar los gérmenes y bacterias, ya que lavarse las manos no es una solución absoluta. De todos modos, después de mantener la higiene de las manos, igual estamos propensos a contacto con una superficie llena de suciedades, como por ejemplo las manijas mencionadas antes o el picaporte de la puerta. Por un lado, somos capaces de mantener la limpieza en el baño de casa, pero por otro lado, no sabemos que podemos encontrar en un baño ajeno.

Se confirmó que la persona promedio utiliza su móvil durante dos horas al día, de ahí la transmisión de los gérmenes es muy activa. Además, los estudios han demostrado que el 16% de los móviles llevan restos de materia fecal. ¿Cómo sucedió que hay bacterias en la pantalla de tu celular? La respuesta es la siguiente: Al bajar el agua del inodoro, el agua con excrementos y la orina se salpica a unos dos metros en todas las direcciones.

En conclusión, llevar el teléfono al baño resulta tan peligroso como no haberse lavado las manos. No obstante, si te resulta inevitable llevar el smartphone al baño, deberías higienizarlo con la misma protección que las manos (por ejemplo, con un paño desinfectante, o uno humedecido con un preparado que contiene el alcohol).
¡Si el artículo te ha resultado útil, compártelo con tus amigos y familiares!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *